La Casa / Museo Robert Brady en Cuernavaca.

 

Robert Brady nació en Iowa, Estados Unidos, en 1928. Su padre tenía un negocio de transportes y su madre impartía clases de pintura a los adultos de su comunidad; es tal vez de ahí de donde surgió el interés de Brady por esta disciplina y lo que lo llevó a estudiar Arte. Más tarde viajó a Europa con la intención de impulsar su carrera artística. Vivió cinco años en Venecia, Italia, donde se relacionó con artistas e importantes personajes de la cultura como Peggy Guggenheim, con quien entablaría una larga amistad.

En su regreso a América, visitó Cuernavaca en 1960 y quedó fascinado por su belleza, abundante flora y el cálido clima del que presume a lo largo del año. Le gustó tanto que dos años más adquirió la Casa de la Torre y la hizo su vivienda permanente, aunque nunca abandonó su pasión por viajar y conocer nuevas culturas; así se hizo de esta gran y diversa colección, con más de 1,300 objetos de los más variados estilos y épocas.

A lo largo de su casa se pueden encontrar interesantes ejemplos de arte sacro virreinal y moderno; arte popular de diversas partes de México y el mundo; figuras prehispánicas y de culturas antiguas de África, Asia y Oceanía; pintura moderna de reconocidos artistas como Rufino Tamayo, Frida Kahlo, Miguel Covarrubias, María Izquierdo, Francisco Toledo, Manuel Rodríguez Lozano, José Clemente Orozco, Max Beckmann, e incluso algunas obras –sobre todo retratos– creados por el propio Brady, además de varios textiles que diseñó durante sus días en Cuernavaca.

 

Esperamos que igual que todos los que la conocieron, disfrutes de tu visita y te dejes sorprender por todos sus objetos y rincones.

 
DSC_1560.JPG

Cuando Brady adquiría alguna pieza, le destinaba un lugar particular; para él, la forma en la que exponía sus objetos era casi igual de importante que estos, por eso cada habitación de la casa tiene una decoración muy particular, distinta al resto de los espacios: cada una funge como una exhibición casi temática, que se acentúa por los muros de colores vivos y los objetos de la colección dispuestos por doquier para crear un ambiente único, lúdico e interesante.

Pero la casa no sólo guarda objetos, guarda también recuerdos de las grandes reuniones que se dieron lugar en cada uno de sus rincones: artistas, personalidades de la cultura nacional e internacional, escritores, actores y promotores culturales de la época como Octavio Paz, Peggy Guggenheim, Rufino y Olga Tamayo, Francisco Toledo, Dolores del Río, Rita Hayworth, Gloria Swanson, Tennessee Williams, Hellen Hayes, María Callas, Erich Fromm, Iván Ilich o Carlos Fuentes, convivieron con Brady entre estas paredes, disfrutaron de la casa, de la colección, y la enriquecieron con obras propias, historias y muchas anécdotas.

 
 
RB—torre-c.png